EL ESTUDIO

El 14 de abril de 2011, se publicó el proyecto “Incremento de la vida comercial de la trufa negra: utilización de métodos combinados. Aplicación de nuevas tecnologías para su conservación”, coordinado por el Dr. Domingo Blanco Parmo, Dr. en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza y un grupo de científicos, concretamente nueve especialistas en Ciencias Químicas, Veterinaria, y Ciencia y Tecnología de los Alimentos del INIA Instituto Nacional de Investigación y Tecnológia Agraria y Alimentaria.

 

El estudio llegó a manos de José Barrera, un emprendedor, que llevaba algunos años planteándose cómo mejorar el mundo de la trufa. Analizando el mercado , observó que el cliente final, restauradores y profesionales de hostelería principalmente,  disfrutaban de una trufa cara y poco fresca, y el proveedor no obtenía unos ingresos acordes al precio de venta, a causa del gran número de intermediarios.

 

 

EL INTERMEDIARIO ÚTIL

Tuberturol nunca hubiera nacido si José Barrera no hubiera encontrado este estudio y si no hubiera detectado un nicho de mercado, que necesitaba ser cubierto: ser el único intermediario entre el recolector y truficultor con el cliente final, pero más aún, ser un INTERMEDIARIO ÚTIL:

    

     1.- Aportando valor añadido al producto, mejorándolo: gana el cliente final.

     2.- Consiguiendo mejor precio para el recolector o truficultor: gana el proveedor.

 

José Barrera se reunió con el Dr. Domingo Blanco. La solución estaba por emerger: un solo intermediario con unas instalaciones de tratamiento y envasado que hicieran posible el resultado de ese estudio, dedicadas a mejorar y alargar la vida comercial de un producto tan valioso como la trufa negra y así disponer de trufa negra fresca durante 30 días, sin recurrir a la congelación.  Una característica única en el mundo.

 

 

NACE TUBERTUROL

Así, en abril de 2012, nace Tuberturol, el único intermediario útil entre proveedor y cliente final, que hace posible disfrutar al amante de la trufa de un perfecto aroma y frescura durante 30 días, frente a los 10 escasos días que resiste solamente refrigerada.  El nombre elegido para este proyecto fue Tuberturol , un nombre que habla del origen mirando al futuro y a la innovación constante. Tuber es el nombre científico de la trufa y Turol es el nombre tradicional de Teruel, un yacimiento de casi el 30% de la producción de este diamante a nivel mundial. ¿El resultado?

  • Trufa negra fresca, con perfecto aroma y duradera 
  • Accesible para más países y bolsillos 
  • Más dinero para los proveedores

 

NUESTRA FILOSOFÍA

Una frase del estudio del Dr. Blanco impregna nuestra filosofía de empresa:

 

"Un fruto como la trufa, con semejante potencial aromático y de tanto valor económico, debe mimarse y cuidarse ya desde el momento preciso de su recolección, en aras a mantener de por sí, su extraordinaria pero efímera calidad"

Contacta con Tuberturol
He leído y acepto su política de privacidad
captcha
Recargar
Acepto usar cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en este sitio Web. En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usarlas. Al usar nuestra página web aceptas nuestra Política de Privacidad.