EL ESTUDIO

El 14 de abril de 2011, se publicó el proyecto “Incremento de la vida comercial de la trufa negra: utilización de métodos combinados. Aplicación de nuevas tecnologías para su conservación”, coordinado por el Dr. Domingo Blanco Parmo, Dr. en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza y un grupo de científicos, concretamente nueve especialistas en Ciencias Químicas, Veterinaria, y Ciencia y Tecnología de los Alimentos del INIA Instituto Nacional de Investigación y Tecnológia Agraria y Alimentaria.

 

El estudio llegó a manos de José Barrera, un emprendedor, que llevaba algunos años planteándose cómo mejorar el mundo de la trufa. Analizando el mercado , observó que el cliente final, restauradores y profesionales de hostelería principalmente,  disfrutaban de una trufa cara y poco fresca, y el proveedor no obtenía unos ingresos acordes al precio de venta, a causa del gran número de intermediarios.

 

 

EL INTERMEDIARIO ÚTIL

Tuberturol nunca hubiera nacido si José Barrera no hubiera encontrado este estudio y si no hubiera detectado un nicho de mercado, que necesitaba ser cubierto: ser el único intermediario entre el recolector y truficultor con el cliente final, pero más aún, ser un INTERMEDIARIO ÚTIL:

    

     1.- Aportando valor añadido al producto, mejorándolo: gana el cliente final.

     2.- Consiguiendo mejor precio para el recolector o truficultor: gana el proveedor.

 

José Barrera se reunió con el Dr. Domingo Blanco. La solución estaba por emerger: un solo intermediario con unas instalaciones de tratamiento y envasado que hicieran posible el resultado de ese estudio, dedicadas a mejorar y alargar la vida comercial de un producto tan valioso como la trufa negra y así disponer de trufa negra fresca durante 30 días, sin recurrir a la congelación.  Una característica única en el mundo.

 

 

NACE TUBERTUROL

Así, en abril de 2012, nace Tuberturol, el único intermediario útil entre proveedor y cliente final, que hace posible disfrutar al amante de la trufa de un perfecto aroma y frescura durante 30 días, frente a los 10 escasos días que resiste solamente refrigerada.  El nombre elegido para este proyecto fue Tuberturol , un nombre que habla del origen mirando al futuro y a la innovación constante. Tuber es el nombre científico de la trufa y Turol es el nombre tradicional de Teruel, un yacimiento de casi el 30% de la producción de este diamante a nivel mundial. ¿El resultado?

  • Trufa negra fresca, con perfecto aroma y duradera 
  • Accesible para más países y bolsillos 
  • Más dinero para los proveedores

 

NUESTRA FILOSOFÍA

Una frase del estudio del Dr. Blanco impregna nuestra filosofía de empresa:

 

"Un fruto como la trufa, con semejante potencial aromático y de tanto valor económico, debe mimarse y cuidarse ya desde el momento preciso de su recolección, en aras a mantener de por sí, su extraordinaria pero efímera calidad"

Contacta con Tuberturol
He leído y acepto su política de privacidad
captcha
Recargar