NUESTRO PROCESO

En Tuberturol, llevamos a cabo un tratamiento óptimo desde la recogida de la trufa hasta la mesa del cliente.

Y somos los únicos en el mundo. Nuestro tratamiento, basado en un estudio realizado en el INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnológia Agraria y Alimentaria) “Incremento de la vida comercial de la trufa negra” del Doctor Domingo Blanco Parmo, Dr. en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza, garantiza una mayor frescura del producto y permite, por primera vez en la historia, su consumo hasta 30 días después de la recogida. A continuación, le presentamos el proceso al que se sometemos a la trufa que usted va a comprar en Tuberturol:

 

1.- RECOGIDA.

En cuanto el recolector o truficultor extrae la trufa, la mantienen refrigerada. Las trufas de los proveedores no se mezclan entre sí para asegurar la trazabilidad del producto y así usted pueda saber la zona de donde es, si es silvestre, cultivada, etc.

 

2.- ADQUISICIÓN. 

La trufa llega a Tuberturol en menos de 24 horas, sin romperse la cadena de frío.

 

3.- LIMPIEZA GROSERA.

La trufa se limpia con un cepillo blando y se elimina la tierra.

 

4.- CONTROL DE CALIDAD

Mediante una lupa de precisión las trufas incompletas o larvadas se analizan y clasifican o desechan.

 

 

Hasta aquí llegan el resto de vendedores de trufa

En Tuberturol  vamos mucho más allá…

 

 

5.- DESINFECCIÓN.

La trufa se limpia y desinfecta en una cubeta ultrasonidos a 35 KHz. Con etanol al 50%.  Con esto aseguramos una limpieza perfecta aunque la trufa tenga una forma especialmente irregular. No olvidemos quees un producto alimenticio y debe cumplir unas normas sanitarias.

 

6.- SECADO.

La trufa se seca en una cámara de flujo laminar.

 

7.- CLASIFICACIÓN. 

La trufa se clasifica según su aroma, tamaño, textura, rugosidad, si está entera o no, etc. En Tuberturol, clasificamos la trufa con mayor rigurosidad contando con el doble de niveles de calidad.

 

8.- MEDICIÓN.

La trufa se pesa en una báscula de precisión.

 

9.- PROTECCIÓN.

Se introduce en la barqueta junto con la trufa una bolsa desecante que absorbe el exceso de humedad que produce la trufa, consiguiendo una atmósfera idónea.

    

10.- ENVASADO MEDIANTE ATMÓSFERA MODIFICADA. 

La bolsa desecante junto con la trufa, se envasa en una barqueta termosellada con un película plástica microperforada, de esta manera la trufa se autorregula generando una atmósfera modificada. La barqueta será tan pequeña como el tamaño de la trufa lo permita y puede conservarse cerrada y refrigerada, hasta 30 días.

    

11.- ETIQUETADO.

La barqueta se etiqueta con la información referente a la fecha y hora del envasado, al operario que envasó y a la fecha de consumo preferente. Se adjunta un código de barras que al ser escaneado, aporta al cliente final la información exacta sobre la trayectoria de la trufa comprada.

    

12.- EMBALAJE Y PRECINTADO. 

La barqueta se introduce en una caja isotérmica precintada con el sello de garantía de Tuberturol.

    

13.- ENVÍO.

Tuberturol garantiza el mantenimiento de la cadena de frío en la CEE operando mediante Integra2 a nivel nacional (España) y Asecomex para envíos internacionales. 

 

14.- RECEPCIÓN Y CONSUMO DEL PRODUCTO

Usted recibe una trufa que mantiene sus cualidades aromáticas perfectas hasta 12 días después que cualquier otra trufa y que puede ser consumida hasta 30 días después de su recolección en un excelente estado de conservación.

 

 

Contacta con Tuberturol
He leído y acepto su política de privacidad
captcha
Recargar